Torres de vigía

La costa catalana sufrió durante los siglos XV y XVIII numerosos ataques de los piratas. Los habitantes de Santa Susanna construyeron grandes torres y fortificaron sus casas para poder protegerse de estos peligros, vigilando el mar y avisando en caso de la llegada de los corsarios. Algunas de estas torres aún se conservan en Santa Susanna, ¿las queréis conocer?

Ruta torres a la vista: apúntaros a hacer la visita guiada a las diferentes torres fortificadas de la villa, donde visitaréis también las pinturas de la iglesia y la cooperativa del pueblo, disfrutando de una degustación de productos locales. Para informarse sobre las condiciones y reservas contactar con la Oficina de Turismo de Santa Susanna.

VOLVER AL LISTADO

Can Ratés

Calle Montseny, s/n, Santa Susanna

Calle Montseny, s / n, Santa Susanna

La torre de refugio de Can Ratés (el antiguo Mas Poch) es cilíndrica y merletada con arquerías ciegas. Está adosada a la masía, en el vértice de un ángulo creado por la galería porticada. Esta era la zona que antes albergaba los establos y las estancias, en el piso superior. Una disposición que permitía dejar el centro un gran espacio libre donde estaba la era. La topografía permitió dar acceso a un estanque en un nivel inferior a través de las escaleras del patio. Todo el conjunto, con el estanque que ahora es una piscina, las habitaciones y antiguos establos, son hoy equipamientos municipales de Santa Susanna.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+